Tarta de queso con frío

La tarta de queso con frío es una de las variantes que más gusta a quienes disfrutan de un antojo en los días de calor o verano. Sobresale de las demás por ser muy sencilla de hacer y por permitir la integración de sabores con frutas y chocolate. Si eres de los que aman este postre, apunta a continuación la receta, los ingredientes y la forma de preparación.

Mejores recetas de tarta de queso con frío

Tarta de queso con frío de limón

Las tartas de queso en frío es una de las mejores recetas que se pueden preparar sin necesidad de horno. Es una de las variaciones ideales para degustar en cualquier momento del día, sin tener que realizar procesos muy elaborados. Algunas de las recetas más buscadas son:

Pay de queso

Esta es una deliciosa receta que combina el fuerte sabor del queso con un toque dulce para una experiencia de consumo agradable. Lo mejor de todo, es que esta receta se puede preparar con elementos bajos en grasa para un resultado ligero. El modo de elaboración consiste en:

  • Triturar un paquete de galletas María o tipo digestive y mezclar con 90 gr de mantequilla derretida hasta formar una pasta. Colócalas en un molde para tartas extendiéndolas correctamente. Reserva en el frigorífico.
  • Ahora, licúa o mezcla 3 sobres de gelatina sin sabor hidratada en 60 ml de agua, 1 lata de leche evaporada, una lata de leche condensada y 380 gr de queso crema. Emulsiona hasta que quede sin grumos.
  • Seguidamente, vierte la mezcla sobre la base de galletas elaborada previamente y refrigera hasta que se encuentre firme. Puedes decorar con chocolate, mermelada, frutas frescas, frutos secos o sirope.

Tarta fría con frutas

Otra de las recetas que asegura un delicioso sabor es la mezcla de queso con frutas tales como limón y durazno. Para degustar esta alternativa cremosa, dulce y suave necesitas realizar el siguiente procedimiento:

  • Tritura un paquete de galletas María y mezcla con 70 gr de mantequilla derretida hasta formar una masa compacta. Esta se extiende sobre un molde de tarta y se lleva a refrigerar por unos minutos.
  • Ahora, diluye dos sobres de gelatina sin sabor en media taza de agua fría y una vez disuelta, añade media taza de agua caliente. Una vez listo, añade de a poco el jugo de 10 limones, 1 lata de leche condensada y 200 gr de queso crema philadelphia.
  • Cuando la mezcla esté lista, vierte sobre la masa de galletas previamente elaborada. Ahora, refrigera por un par de horas o hasta que cuaje y esté frío.
  • Desmolda y sirve con duraznos en almíbar en la cubierta o chocolate. Puedes sustituir parte del queso crema con yogurt para una receta más ligera.

En conclusión, la tarta de queso con frío es una de las variaciones disponibles en este postre cuyo sabor impresiona a muchos. Solo necesita estar bien refrigerada para sentir la suavidad del queso cuando se mezcla con sabores frutales. Sin dudas, una experiencia que el paladar agradecerá.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.