Tarta de queso Cremosa

Si estás cansado de los postres secos y quieres algo suave, fresco y que se deshaga en tu boca, entonces debes preparar esta tarta de queso cremosa que te mostraremos a continuación.

Los cheesecakes son el postre perfecto para comer en un día caluroso, aunque se pueden comer en cualquier ocasión.

¿Cómo hacer una tarta de queso cremosa?

El secreto de las tartas de queso con un interior cremoso es ponerle mayor cantidad de ingredientes líquidos que secos, o dicho de otra forma, poner poca harina.

En el caso de nuestra receta no necesitaremos harina, por lo que nos aseguramos de tener una tarta completamente cremosa.

Así conseguiremos que no exista la miga típica de un bizcocho sino una mezcla casi líquida de ingredientes, que se mantiene unida gracias a la mezcla de quesos y huevos horneados.

A continuación, te mostraremos la mejor receta para hacer tarta de queso cremosa.

tarta de queso cremosa
Que cremosidad, que delicia de tarta. ¿No dan ganas de hincarle la cuchara?

Ingredientes

Las cantidades mostradas son perfectas para una tarta de 6 porciones.

  • 500 g de queso crema
  • 250 ml de nata o crema de leche
  • 150 g de azúcar
  • 80 g de queso de oveja o vaca tierno (puedes cambiarlo por cualquier queso suave)
  • 4 huevos medianos
  • 200 g de galleta
  • 70 g de mantequilla o margarina

Preparación de la tarta de queso cremosa

La mayoría de las tartas constan de dos partes, la base de galletas y la parte cremosa, que juntas la convierten en una combinación ganadora.

La receta que hemos elegido puedes prepararla de dos formas, con base de galleta o sin esta.

Pero en cualquier forma algo que debemos hacer en cualquiera de los dos casos es preparar el molde.

Es muy recomendado que sea de tipo desmontable, además de eso cubrirlo con papel para hornear, esto hará más sencilla la tarea de desmoldar sin que la tarta se rompa.

Otro punto que debemos de tener en cuenta es:

Precalentar el horno

Sí, no se te puede pasar por alto, ya que si lo enciendes al momento de meter la tarta este no estará del todo caliente.

La temperatura debe ser de 200° C, calor arriba y abajo, si tu horno no tiene fuente de calor superior, entonces debes de poner la rejilla en la mitad del horno, no abajo, no arriba.

Base de la tarta cremosa

Para hacer la base de nuestra tarta de queso cremosa, necesitaremos las galletas y la mantequilla.

Lo primero que haremos será moler las galletas hasta que queden como una harina fina, esto lo podemos hacer de diferentes formas:

  1. Con un procesador de alimentos
  2. En una licuadora.
  3. Utilizando un robot de cocina.
tarta de queso cremosa
Deliciosaaaaaaaaaaaaaaa a la vez que cremosa. ¡Que maravilla!

Pero ¿Qué pasa si no tengo ninguno de estos?

Vale, entonces puedes valerte de una bolsa ziploc o cualquier bolsa plástica.

Poner en el interior las galletas y molerlas pasando un rodillo, una botella de vidrio o un mazo, lo que importa es que queden hechas polvo.

Una vez molidas, mezcla en un recipiente o en la misma licuadora, la mantequilla a temperatura ambiente con las galletas molidas.

Luego, vierte en el molde y compacta con tus manos, cuchara o cualquier otro instrumento de cocina.

Relleno o cuerpo de la tarta

Ahora vamos a darle forma al cuerpo de la tarta de queso cremosa.

Para ello vamos a poner el queso crema en un bol, junto con la nata, azúcar, el queso fresco y suave que hayas elegido, por último, agregamos los huevos.

Mezclamos

  1. Batimos los ingredientes hasta que quede una mezcla homogénea.

Este proceso puede hacerse con varillas manuales, batidora, licuadora o robot de cocina, lo importante es que quede todo mezclado.

  1. Una vez esté la mezcla lista, la vertemos en el molde y esparcimos para que quede una superficie lisa.

Hora de hornear

  1. Llevamos al horno (que ya debe estar precalentado a 200°C con calor arriba y abajo) por 35 minutos.
  2. Transcurrido ese tiempo, retiramos la tarta y la dejamos afuera para que se enfríe a temperatura ambiente.
  3. Cuando esté completamente fresca, desmoldamos, picamos y servimos.
  4. Puedes guardarla en la nevera, pero cuando vayas a servir, déjala unos 30 minutos afuera, ya que es más sabrosa a temperatura ambiente.

Esta es una de las tartas más sencillas de hacer, no hay trucos para preparar la mezcla, lo importante es utilizar las proporciones correctas, que no falte y tampoco pasarse con el horno.

Una receta que merece la pena probar, degustar y compartir con tus seres queridos, como la fácil, rápida y deliciosa tarta de queso con Thermomix, que no te puedes perder en esta entrada. ¿A qué esperas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.